El consumo constante de pescados azules ricos en omega 3 como el bonito, el jurel, la caballa y la anchoveta ayuda a reducir los síntomas del asma, explicaron hoy expertos del programa nacional «A Comer Pescado» del Ministerio de la Producción.

“Un estudio de la Universidad La Trobe, de Australia, encontró que los niños con asma que seguían una dieta saludable enriquecida con pescados azules, mejoraron su función pulmonar después de seis meses”, indicó Isabel Huayhua, nutricionista del programa.

Estos resultados positivos fueron gracias al alto contenido de omega 3 en los pescados azules, los cuales poseen propiedades antiinflamatorias. “El estudio muestra que comer pescado frecuentemente puede disminuir significativamente la inflamación pulmonar en niños con asma», señaló.

El omega 3 de los pescados azules activa las células naturales que permiten eliminar los gérmenes del cuerpo, a la vez que protege los pulmones de infecciones y reducen su inflamación.

“Este alimento refuerza el sistema inmunológico del cuerpo, por lo que se recomienda su consumo desde temprana edad”, enfatizó Huayhua.

La experta recomendó seguir una dieta saludable a base de pescado, ya que es una forma fácil, segura y eficaz de reducir los síntomas del asma.

Asimismo, es importante incluir el pescado en las comidas por lo menos tres veces a la semana, preparándolo a la plancha, al vapor o a la parrilla, evitando las frituras ya que afecta los nutrientes del alimento.

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad pulmonar que estrecha e inflama las vías respiratorias. Esta afección provoca presión en el pecho, dificultad para respirar y tos. Es común que se presenten las crisis respiratorias durante la noche o al amanecer.

Este mal por lo general comienza durante la niñez aunque puede afectar a personas de todas las edades.

Comments

comments

Compartir