Narihualá es un pueblo de aproximadamente 3 mil habitantes, que se ubica a diez minutos de Catacaos, Piura. Es reconocido porque es cuna de numerosas mujeres expertas tejedoras de paja toquilla y porque, en algún momento de su historia, fue capital de la cultura tallán.

Aún hoy, después de más de 550 años del asentamiento de esa cultura, pervive el centro arqueológico de Narihualá, un monumento cultural que es visitado como parte del circuito turístico que ofrece el norte del país.

El Museo de Sitio exhibe material cultural de las investigaciones arqueológicas realizadas como la ofrenda funeraria del perro sin pelo, textiles, metalurgia, cerámica y tipología de adobes. Como se sabe, la última incorporación al lugar fue una sala de etno – historia que provee información relacionada con la costumbre y tradición de la población actual.

Arqueólogos señalan que la huaca Narihualá fue un centro administrativo de la cultura Tallán y sirvió para el control de las zonas de cultivo ubicadas en el valle. Debido a esta razón, el centro está ubicado a 40 metros de altura sobre el nivel del mar, y ya que el Fenómeno El Niño ha estado presente en Piura a lo largo de miles de años, los antiguos ocupantes de esta zona tomaron sus precauciones construyendo un emplazamiento alto para que pudiera resistir las inclemencias.

Actualmente el complejo de Narihualá, que tiene una extensión de 40 mil m2, forma parte del circuito que ofrece la oficina de Turismo de la comuna distrital de Catacaos. Posee grandes bondades, como perros viringos (o perros peruanos) que reciben al visitante y lo acompañan en su recorrido.

Asimismo, a la entrada se ubica el museo de sitio, donde se podrá apreciar el arte de los tallanes, en la cerámica, los instrumentos de plata y cobre, así como su destreza en la preparación de la chicha de jora, actividad culinaria que aún sobrevive en los pueblos del Bajo Piura.

Comments

comments