El nombre del pequeño protagonista: Sam Griner, que a los 11 meses ya era viral en internet, por el meme en el cual tenía su puño cerrado y mirada decidida y que todos utilizábamos para recrear las victorias diarias, no pasaba por un buen momento.

El padre de Sam, Jason Griner, sufría una enfermedad crónica a los riñones, por lo que necesitaban dinero para el transplante y medicinas, así que la familia decidió utilizar la popularidad del niño para realizar una Mega campaña en redes sociales e Intentar recolectar fondos y así salvarle la vida a Jason.

La mamá de Sam, Laney Griner, subió muchos tuits a su cuenta como por ejemplo: “Si todos los que han creado un meme con niño exitoso donan un dólar, podemos salvar la vida de su padre”.

La campaña fue todo un éxito, después de un tiempo se logro recaudar el dinero y Justin recibió su transplante. Ahora Sam podrá disfrutar mucho más tiempo con su padre.

En la actualidad, el niño tiene 11 años y recrea con orgullo la pose que lo hizo famoso cuando era un bebé.

Sin lugar a dudas los memes no solo nos entretienen y nos hacen el día sino que salvan vidas 👏🏻👏🏻

Comments

comments

Compartir