Cuatro personas murieron y varias resultaron heridas tras una serie de apuñalamientos registrados la noche de ayer en Garden Grove y Santa Ana, ciudades contiguas del condado de Orange, en California, Estados Unidos. Los medios estadounidenses reportaron que los ataques ocurrieron en distintos puntos, principalmente en un complejo residencial y en un local de la franquicia Subway.

Inicialmente se habló de la posibilidad de varios atacantes, pero luego la Policía atribuyó los apuñalamientos a un solo sospechoso. Según esta versión el atacante robó una panadería, asesinó a dos hombres en el condominio y luego hirió a una mujer en un local de cobro de cheques y a un hombre en una gasolinera.

Más tarde, en un local 7-Eleven de Santa Ana mató a un guardia de seguridad, y a un trabajador en un establecimiento de Subway.

El presunto atacante, un hombre de 33 años, fue detenido por la Policía en posesión de un cuchillo y una pistola, y fue descrito como una persona que estaba «llena de ira».

De momento se desconoce si los apuñalamientos están relacionados con odio racial, como en los ocurridos en Texas y Ohio el último fin de semana y que dejaron casi 30 muertos.

Comments

comments